En España, cada 27 de mayo se celebra el Día Nacional del Celíaco. Una fecha que Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE) quiso marcar en el calendario con el fin dar visibilidad y apoyo a las personas celiacas con la intención de normalizar la vida del colectivo.

En foodVAC cada día queremos dar visibilidad a esta enfermedad, porque desde nuestros inicios apostamos por ofrecer todo nuestro catálogo de productos aptos para las personas con celiaquía. Y es que, en España la enfermedad celíaca es un trastorno que afecta al 1% de la población, aunque existe un porcentaje de la misma todavía sin diagnosticar. De hecho, se estima que cada año se diagnostican en España 4000 nuevos celíacos.

Ante esta nueva realidad, adaptar el restaurante a este tipo de comensales cada vez más numerosos es una asignatura pendiente para muchos. No es suficiente con tener alguna cerveza y el pan sin gluten. Conseguir un restaurante apto para celíacos no es tan complicado. Aquí dejamos algunas recomendaciones para conseguirlo:

  1. Seguridad ante todo. Hay que tener en cuenta que los alimentos sin gluten que trabajemos y elaboremos, no pueden contaminarse con otros que sí contienen gluten. No es necesario tener dos cocinas diferentes, pero sí, tener mucho cuidado con la limpieza y la manipulación. En este sentido, tener platos elaborados como los de foodVAC congelados, ayudará a poder ofrecer una amplia gama de platos sin gluten.
  2. No utilizar los utensilios con los que se preparan otro tipo de comidas. En ellos -en sartenes, ollas, cucharas, etc.- pueden quedar trazas de gluten. Por ello, para  mayor seguridad, optar por material nuevo, limpio o desinfectado cada vez que se quiera preparar un plato sin gluten.
  3. Los hornos también deben estar limpios y no mezclar productos con gluten con sin gluten. Si no hay forma de tener dos hornos independientes, los productos sin gluten siempre irán en la parte de superior, y todo perfectamente indicado para que no haya confusión al sacarlo.
  4. Ojo con las freidoras. Si tienes dos o más, utiliza una solo para freír alimentos sin gluten.
  5. Los chefs también pueden “contaminar” con sus manos. Así que, cuando se vaya a preparar un plato para una persona con celiaquía, el cocinero que se encargue debe tener las manos muy limpias y no haber tocado nada antes.

Nuestra última recomendación es que el restaurant que quiera adaptarse al 100% a los comensales celíacos, debería contactar con la FACE para que le proporcione toda la información necesaria, y así, tener la certeza de que se cumplen todas las normas establecidas para dar de comer a un celíaco con total seguridad y garantías.

 

Send this to friend